Álvaro Ibáñez

Coautor de Microsiervos

28 de enero de 2014

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Soy uno de los autores de Microsiervos, un blog que escribimos entre tres amigos. Tengo una empresa que hace proyectos para Internet; últimamente nos dedicamos a crear contenidos divulgativos para medios de comunicación y empresas de todo tipo. En «vidas anteriores», puse mi granito de arena como uno de los fundadores de Ya.com, trabajé en los orígenes de Terra y mucho antes dirigí revistas como Macworld. También he escrito libros, impartido cursos y conferencias y participado como consultor o asesor ocasionalmente.

¿Qué hardware utilizas?

Desde hace dos décadas, casi siempre he usado máquinas Apple. Mi última adquisición ha sido una maravilla de Macbook Air de 13” con 8 GB de RAM y 256 MB de almacenamiento SSD: ultraligero, silencioso y con una batería casi eterna. Los iMac de sobremesa que tengo por ahí son ahora equipos secundarios: han quedado para labores de archivo de fotos, vídeos y música, en varios discos de 2 TB que también guardan las copias de seguridad. Juré hace un par de años que jamás volvería a comprar discos duros físicos y así ha sido.

Mi rutina diaria consiste en llegar a donde vaya a trabajar y enchufar un teclado, un ratón y un monitor al Macbook Air. Prefiero siempre un teclado expandido y mi ratón favorito, el Genius GM-3003. Aparte de eso, un iPad y un iPhone me acompañan a todas partes: todo lo que tiene que ver con redes sociales, leer o ver películas y series lo hago en la tableta; el iPhone lo dejo para las labores de mensajería, la música/podcasts y como cámara de fotos. Aunque tengo una GoPro 2, que llevo si preveo ir a algún sitio especial, de momento con la cámara del iPhone tengo más que de sobra: hace fotos y vídeos más que dignos. Antes llevaba una cámara compacta Sony (y antes otro armatoste con mejor óptica), pero se quedaron obsoletas.

Como hardware adicional de mochila: un mini-trípode Gorilla Pod con un adaptador GripTight, un Fitbit, un minicargador Apple para gadgets, una batería ONPower 500, por si escasean los enchufes, una libreta de Papel Amarillo Uniextra12 y lápiz Black Pep’s B de Maped.

Todo lo que tiene que ver con los proyectos de Internet en los que trabajamos está alojado en un servidor dedicado-virtual en MediaTemple (California) con CentOS; debe ser un buen hardware porque solo nos falló un rato en estos diez años; además podemos ampliarlo o reducirlo con un par de clics. Lo mejor es que no necesitamos saber mucho sobre la «chatarra» que hay allí, simplemente volcamos las webs y los contenidos y todo funciona como la seda.

¿Y qué software?

Mac OS X + iOS. Chrome para navegar. BBEdit como editor de texto, que permite manejar muy bien el código. Las aplicaciones típicas de Apple (incluido el maldito Mail). El viejo pero todavía útil Ecto como editor de contenidos para blogs. NetNewsWire para leer feeds RSS (800+ en la última cuenta). Photoshop CC para editar fotografías e imágenes, iPhoto como archivo fotográfico, iMovie para editar vídeo. VLC y Plex para disfrutar de los vídeos en todos los dispositivos sin problemas. Transmit para FTP y gestión de archivos. Transmission para torrentear. Y, finalmente, la utilidad de macros que me ahorra escribir, me corrige errores y me ahorra pulsaciones: TextExpander.

Entre plataformas uso Evernote para guardar notas y contenidos y tenerlo todo bien sincronizado entre dispositivos. También Pocket para «guardar archivos para leer luego» y las Kindle Apps para leer libros en cualquiera de los aparatos.

En el iPhone y el iPad lo que más uso es Twitter, Evernote y como complemento del Fitbit llevo activado Moves – además de la típica lista de unas 100+ apps y yoquesé cuantas chorraditas y juegos.

¿Cuál sería tu equipo de ensueño?

Un portátil etéreo que no exista físicamente: que vaya incorporado en tu smartphone o tableta y según llegues a la oficina o a casa se enlace con tus pantallas, teclado y ratón. Que puedas usarlo con el mismo rendimiento que los equipos actuales y donde todos los materiales que almacenas estén siempre disponibles. Eso además permitiría no tener que andar sincronizando nada ni preocupándote de dónde está cada cosa.

Lo mejor es que esto lo podremos comprar dentro de 4 o 5 años.